jueves, 24 de abril de 2008

Resistencia

Es conocido que el uso indiscriminado de antibióticos "hace" fuertes a los virus, pero ¿Realmente existe la capacidad de los virus y bacterias para resistir nuestros "ataques"?

La teoría de la evolución postula que un organismo que no es apto para un medio, no sobrevivirá en cambio los individuos que mejor se adapten, serán los elegidos para perpetuar la especie. Así generación tras generación los más "aptos" son los que se encargan de "dar" sus características a los siguientes. Estas "adaptaciones" son el resultado de alguna mutación en el proceso de "creación" del nuevo organismo.

Esto es un proceso lento en la mayoría de los animales ya que entre una generación y otra suele haber un periodo más o menos largo, no es fácil acumular mutaciones suficientes y por lo tanto el número de especímenes no permite una verdadera diferenciación. Lo que sucede (por desgracia) es que especies enteras de animales desaparecen al ser modificado de un modo violento su hábitat.

¿Pero qué sucedería si la velocidad con la que se pasa de una generación a otra fuese de media hora?
Este es el caso de las bacterias Escherichia coli, para que se hagan una idea, cada dos horas puede haber cuatro generaciones nuevas de bacterias partiendo de una inicial, es decir 16 bacterias.
Al cabo de cuatro horas tendríamos 256 bacterias (8 generaciones)... el crecimiento de la población es exponencial de manera que cada vez crece a más velocidad.
En tan solo ocho horas serán 65.536 las bacterias existentes (16 generaciones), así por ejemplo tras 24 horas (48 generaciones) el número de bacterias será de 281.474.976.710.656 esta cifra (tan difícil de leer) viene a ser doscientos ochenta y un millones de millones (281´4 Billones) de bacterias.



Es impresionante la capacidad de reproducción de estos "bichitos" ¿eh?, para quién no lo sepa estas bacterias viven en nuestro cuerpo, dentro de nuestros intestinos exactamente. Son necesarias porque devoran (fagocitan) otros microorganismos contra los que el estómago no puede. Aunque también producen una toxina muy potente que puede ser causa de una tremenda diarrea e incluso de la muerte.

Al igual que con las bacterias, sucede con la mayoría de virus y parásitos. Su velocidad de reproducción en condiciones favorables es pasmosa.
Esta capacidad para multiplicarse unida a la facilidad con que se producen mutaciones en bacterias y virus (por ejemplo el VIH o el de la hepatitis C), hace que los medicamentos que tomamos para combatirlos puedan no ser capaces de eliminar todos los especímenes ya que algunos pueden llegar a desarrollar mutaciones resistentes.
Es por esto que no se deben tomar medicamentos "alegremente" ya que nuevas mutaciones serán resistentes cada vez a más medicamentos.

En el vídeo se puede ver cómo tiene lugar la multiplicación de la bacteria y cómo van apareciendo mutaciones (en otro color), luego tras un tratamiento químico desaparecen los especímenes para los que estaba destinado el tratamiento, quedando lo mutados...


video


Aquí me gustaría compartir una inquietud, estas mutaciones en teoría no son "voluntarias" sino accidentales. En el proceso de copia de información genética se pueden dar fallos y estos fallos al copiar son las denominadas mutaciones. Partiendo de esta base se podría suponer que las mutaciones tendrán lugar administremos o no medicamentos, entonces, ¿realmente influye la toma de medicamentos en las nuevas mutaciones?

Hasta aquí por hoy... Espero no haberles aburrido con tanta lectura, pido disculpas pero es que hay mucho que decir sobre ciertos temas, supongo que "sarna con gusto no pica" y por lo tanto leerán hasta el final si les gusta el tema. Nunca viene mal aprender algo nuevo.



"viento negro, fuego y acero..."

8 comentarios:

Sarantontón dijo...

Jajaja soy de las que ha leído hasta el final. Doscientos ochenta y un millones de millones de "bichos", ¿no son demasiados "bichos"?

Yo no se si es inevitable que las bacterias se hagan resistentes a la toma de medicamentos, la verdad. Sólo se que yo no soy muy dada a ellos, pero ese es un conflicto entre la industria farmacéutica y yo...

Saludos

Sara dijo...

Yo también lo leí hasta el final y eso que soy aprensiva a estos temas eh! virus, bacterias y demás impresentables, que yuyu me dan, se lo dejo para los estudiosos en la materia y que los estudieis bien eh!

un abrazo

José María Díaz dijo...

mmm mira que no me decanto por texto largos, pero me ha parecido bastante interesante este relato, aunque acojonante solo de pensarlo.

Nos vemos por aquí!

jagovi dijo...

EL hecho de que coincidáis en haber acabado de leerlo me gusta, me alegra saber que lo que escribo para vosotros os gusta, gracias.
· sarantontón: si, son muchísimos millones de millones, pero los números no fallan, algún día hablaré sobre cifras "desorbitadas" y que aunque parezca mentira comparten nuestro día a día.

· Sara: No te preocupes, estas bacterias de las que hablo son "amigas", pero es cierto que este "minimundo" da un poco de vértigo.

· José María: bienvenido, me alegra ver a alguien nuevo... gracias por pasar. Espero volver a verte.

Saludos a todos, nos leemos!

Tormenta. dijo...

Vaya, jod*** con esos bichitos...
Bufff está claro que no hay que abusar, con los medicamentos, que luego hay que estar fuerte,pa quitar esos bichos acssss

besos!

Sara dijo...

jagovi!!!!estás ahi????se te echa en falta, no será culpa de los bichitos verdad?

un abrazo

jagovi dijo...

Estoy bien, gracias...
Lo que sucede es que estoy liadísimo con un tema muy importante y me está quitando todo el tiempo...espero liberarme pronto(esta tarde)...


Saludos

Sara dijo...

Pues venga!!!deslíate un poquitín al menos para recoger el premio que te otorgo. Patri me concedió el premio a la calidez y yo como se lo tengo que pasar a otros seis amigos pues te he elegido, por tus comentarios tan cálidos y tu blog tan interesantísimo, pasate por mi blog , recoge el premio(la imagen del premio a la calidez) y te lo traes a tu blog vale? anda velozzzzzz que ya te espera el premio, un gran placer para mi el concedertelo.
Un saludo y se te echa en falta chiquillo.